Sarval: ¿Qué es y para qué sirve?

sarval

Tabla de contenido

¿Qué es el sarval?

Sarval® es el nombre que representa a un fármaco antihipertensivo combinado el cual utiliza como principios activos el valsartán y la hidroclorotiazida, compuestos químicos con efecto sobre afecciones en el sistema circulatorio y pertenecientes al grupo de medicamentos llamados antagonistas de los receptores de la angiotensina II y diuréticos respectivamente.

Para destacar: Sarval® es un medicamento elaborado en Argentina por la empresa farmacéutica denominada BALIARDA S.A. (1)

¿Para qué sirve el sarval?

  • Gracias al mecanismo de acción de sus principales componentes, el sarval® actúa como antagonista de los receptores de la angiotensina II específicamente en el subtipo AT1 bloqueando los efectos vasoconstrictores y secretores de aldosterona de la angiotensina II, hormona vasoactiva que juega un papel importante en la fisiopatología de la hipertensión y en la insuficiencia cardíaca congestiva, disminuyendo así la resistencia vascular sistémica sin un marcado cambio en la frecuencia cardíaca. Además, inhibe la reabsorción de sodio y cloro a nivel renal, y como consecuencia aumenta la excreción renal de sodio, agua y potasio y en complemento al efecto antihipertensivo produce una reducción de la resistencia vascular periférica. La acción de este fármaco ayuda a estabilizar los niveles alterados de la presión arterial, para favorecer la salud y calidad de vida de muchos pacientes. (2)
  • Se utiliza para tratar:
    • La hipertensión arterial esencial de leve a moderada.
    • La insuficiencia cardíaca congestiva crónica.
    • El infarto de miocardio.

Dosis y vías de administración del sarval

Sarval® se comercializa en envases con comprimidos, que contienen valsartán 160 mg e hidroclorotiazida 25 mg para administrarse por vía oral, siendo su dosificación solo a manera orientativa de la siguiente forma:

  • Adultos: Se sugiere administrar ½ comprimido recubierto (80/12.5) una vez al día y si no se obtiene la respuesta deseada, incrementar 1 comprimido al día con un límite máximo de 320 mg al día.
  • Niños: Se sugiere administrar una dosis de 40 mg/día en pacientes con peso corporal menor a 35 kg y ajustar la dosis en función de la respuesta y tolerabilidad del paciente, con un límite máximo de 160 mg al día. En pacientes pediátricos con peso mayor a 35 kilos, se debe seguir las recomendaciones del médico.

Efectos secundarios del sarval

Datos obtenidos de estudios indican que el tratamiento con sarval®, puede causar algunos de los siguientes efectos adversos:

  • Posible aparición de reacciones alérgicas debido al contacto del paciente con cualquier componente de la fórmula.
  • Mareos y mareos postural.
  • Hipotensión e hipotensión ortostática.
  • Aumento del riesgo de insuficiencia y deterioro renal.
  • Puede incrementar el riesgo de hiperglucemia con el uso concomitante de betabloqueantes y diazóxido.

Importante: Los síntomas descritos requieren de atención médica, por tanto si suceden durante la ingesta de sarval® llame a su médico de inmediato.

Contraindicaciones y advertencias del sarval

El uso de sarval® está contraindicado en los casos siguientes:

  • Hipersensibilidad conocida del paciente a los componentes de la formulación.
  • Pacientes con insuficiencia cardíaca.
  • Personas con deficiencia de la función renal.
  • En el caso de insuficiencia hepática grave, cirrosis biliar y colestasis.
  • Pacientes con hiperaldosteronismo primario.
  • En personas con diabetes mellitus si están recibiendo medicación con aliskiren.
  • Durante el periodo de embarazo.
  • Durante la lactancia materna.

Debes saber: La administración de medicamentos antihipertensivos como el sarval®, requiere que el médico tenga a la mano toda la información sobre el estado de salud del paciente antes de recetar este medicamento.

Evítelo si tiene:

  • Antecedentes de hipersensibilidad al valsartán o los excipientes de la formulación del medicamento.
  • Alguna enfermedad grave del hígado o riñón.
  • Enfermedad cardíaca grave.

Advertencias:

  • Productos farmacéuticos antihipertensivos como el sarval®, deben administrarse por profesionales de la salud.
  • Siga las instrucciones del médico tratante.
  • No exceda la dosis indicada, ni el tiempo de duración del tratamiento.
  • Hay que tener precaución con el uso concomitante de sarval® y otros fármacos que inhiben el sistema renina angiotensina aldosterona.
  • No utilice sarval® si su contenido se encuentra vencido para su consumo.
  • Informe a su médico si está tomando otros medicamentos, con o sin receta médica.
  • Mantenga este medicamento fuera del alcance de los niños.
  • En caso de duda consulte con su médico.
Jesús Torrealba

Jesús Torrealba

Profesional Universitario en el área de Recursos Humanos, Postgrado en Salud Ocupacional e Higiene del Ambiente Laboral, 14 años de experiencia en el área de la salud. Interesado en temas de Psicología, Salud Ocupacional, Medicina general.