Características de una persona narcisista: causas y tratamiento

Tabla de contenido

El narcisismo es un término frecuentemente escuchado, y se suele atribuir a comportamientos que, aunque presentan similaridades, en realidad no lo son.

No obstante, es importante reconocer aquellos rasgos que caracterizan a la persona narcisista. Un jefe de trabajo, un familiar e incluso pareja, muchos han sido casos de personas que han tenido que lidiar con estos comportamientos.

En este artículo, te presentamos todo lo que debes saber sobre el narcisismo y cómo identificarlo en una persona.

¿Qué es una persona narcisista?

El término narcisismo se refiere a un espectro heterogéneo de características que pueden variar desde simples rasgos de personalidad, encontrados en la mayoría de la población, hasta un trastorno psiquiátrico desarrollado, conocido como el narcisismo patológico.

Por lo tanto, brindar una definición concreta del narcisismo es desafiante. El Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders describe al narcisismo patológico como un patrón generalizado de grandiosidad de sí mismo, ya sea en pensamiento u obra.

La persona posee un deseo excesivo de auto importancia, donde exagera sus propios logros y talentos, sostiene la creencia que ella o él es especial y, por ende, se le debe dar un trato especial y único.

Sin embargo, este patrón sólo es aplicable a un cierto número de personas. Rasgos narcisistas pueden ser encontrados en personas extrovertidas e introvertidas, arrogantes y llenos de sí mismos o frágiles e hipersensibles a cualquier insulto, ya sea real o imaginario.

Características de la persona narcisista

Como hemos mencionado, el narcisismo es muy variado y existe una florida literatura que respalda esto, podemos encontrar una amplia gama de subtipos.

Existen narcisistas ‘funcionales’, capaces de actuar como el ciudadano modelo, escondiendo la patológica grandiosidad o sobrestimación que tienen hacia sí mismos. Existen otros incapaces de mantener relaciones interpersonales y evitan los encuentros sociales.

Sin embargo, podemos encontrar un cierto patrón de rasgos, algunos más resaltantes que otros en ciertas personas, a continuación te mencionaremos algunos:

Tiene alto grado de prepotencia

La arrogancia en los narcisistas es variada. Por ejemplo, algunos pueden llegar a demostrar públicamente su arrogancia, especialmente si se encuentran en posiciones de control.

Otros subtipos de narcisismo pueden presentarse inicialmente tímidos, pero, a medida que las relaciones interpersonales profundizan, demuestran actitudes peyorativas o rencorosas.

Necesita ser admirada

El narcisista necesita una validación constante, incluso exagerada, de sus acciones y logros. El deseo incesante de admiración nace del deseo de intentar de justificar y validar su autoconcepto de grandiosidad

Esto puede generar un comportamiento manipulativo, especialmente en personas que padecen de un desorden de personalidad narcisista, donde se busca la atención de otras personas, incluso si ésta proviene a expensas de los sentimientos de otros.

Es extremadamente vanidosa

La vanidad se ha relacionado históricamente con el narcisismo, incluso desde la concepción etimológica de la palabra, donde el jóven Narcissus cometió, a los ojos de los Dioses el Olimpo, el grave pecado de la autoadmiración y la vanidad.

El narcisista extremo tiende a participar en cualquier comportamiento o actividad que refuerce la idea de que sus habilidades son superiores a aquellos que los rodean.

Esta vanidad excesiva causa que la persona sea incapaz de observar sus propios errores o incluso considerar la posibilidad que son seres manipuladores o imperfectos, de manera que cualquier error es atribuido a otra persona.

Tiene alto sentido de superioridad

Los narcisistas crean un autoconcepto irrealista de sí mismos, donde su grandiosidad se torna tan extrema que incluso puedan considerarse invulnerables e incluso omnipotentes.

Se consideran capaces de todo y resistentes a cualquier adversidad. Desde su perspectiva, tampoco requieren la asistencia de otras personas ya que sus dotes le permitirían resolver cualquier problema hábilmente.

Tiene expectativa muy altas

Bajo el criterio de DSM-V, el narcisista entretiene pensamientos, ilusiones y fantasías de grandiosidad, donde alcanzan logros irrealistas en casi cualquier punto de vista, ya sea académico, romántico, laboral, etcétera.

Estas altas expectativas también pueden ser proyectadas a las personas a su alrededor que, incapaces de cumplir con ellas, generan decepción, rencor y frustración.

Estas expectativas irrealistas de sí mismos pueden generar una hipersensibilidad de la persona hacia cualquier error o derrota, llevando a comportamientos suicidas o autodestructivos.

Es emocionalmente distante

Las personas extremadamente narcisistas suelen desarrollar relaciones interpersonales superficiales, incapaces de profundizar en aspectos que requieran un cierto grado de empatía por los demás.

Dependiendo del subtipo clínico, desarrollar relaciones interpersonales puede ser desafiante para algunos o sencillo para otros. No obstante, poseen un completo desapego emocional hacia la otra persona.

Esto genera comportamientos abusivos y manipulativos, donde la otra persona pueda verse humillada o sentirse infravalorada por el narcisista. La falta de empatía impide a la persona comprender las experiencias y emociones del otro, especialmente si no concuerdan con la suya.

Suele usar a los demás

Las personas que padecen de un narcisismo patológico generalmente demuestran estándares éticos o morales corrompibles, demuestran indiferencia hacia los valores o leyes de la sociedad en donde viven.

Este compás moral, junto a su carencia de empatía y su pomposo sentido de la grandiosidad, hacen fácil para el narcisista la manipulación de otras personas, especialmente para alcanzar sus metas.

Tiene poca tolerancia a las críticas

Las personas narcisistas consideran que su forma de hacer las cosas es la correcta, y sus decisiones no deben ser cuestionadas, puesto que, se creen superior a los demás.

Un narcisista tiene poca tolerancia a las críticas negativas y, por lo tanto, no respetan las opiniones de los demás, incluso de familiares, pareja, o compañeros en el trabajo, así la crítica sea correcta, no la aceptará.

El ego de los narcisistas no les permite admitir que están errados, complicando así las relaciones interpersonales, ya que la tolerancia es esencial en la vida social del ser humano.

Suele ser envidiosa

La envidia es una emoción poderosa. Por lo general, se presenta como la ambición de adquirir algo que no se posee, pero que otro tiene, acompañado por el deseo de que esa persona lo pierda o, de alguna forma, quede estropeado.

La persona narcisista siente la necesidad de compararse con los demás, dicha comparación se atribuye a una baja autoestima y autoconcepto.

El narcisismo se relaciona estrechamente con la envidia, de hecho se creen superiores, subestimando las capacidades de los demás. Entonces, cuando dichas personas las superan en triunfos o destrezas, lo perciben como una injusticia y aparece la envidia.

No tolera recibir órdenes

El narcisismo patológico vuelve difícil para la persona seguir órdenes de superiores, especialmente si éstas contradicen su preconcebida noción de cómo las cosas deberían ser hechas. Esto se relaciona estrechamente con la exagerada perspectiva de sus capacidades, donde no hay cabida para errores de juicio o de cálculo.

Evita mostrar debilidades

Debido al excesivo autoconcepto de sí mismos, la persona evita demostrar debilidades o errores en público, ya que podría entorpecer o arruinar la imagen que ellos buscan cultivar en la perspectiva de otros.

Theodore Millon, psicólogo americano, postuló la idea de un “narcisismo compensatorio”, que busca crear ocultar y compensar cualquier posible debilidad, a sus ojos, creando una imagen de superioridad y perfección en todo aspecto.

Nadie a su alrededor es suficiente

Para un narcisista patológico, las personas alrededor de él o ella no demuestran aquellos caracteres que los vuelven tan especiales y únicos. Esto conlleva a sentimientos de decepción y frustración.

En estos casos extremos, donde la persona carece de empatía, tienen dificultades para comprender el porqué los demás fallan en áreas donde ellos se consideran perfectos.

También pueden sabotear o tergiversar las acciones o palabras de los demás, respectivamente, para mejorar su imagen pública.

Es impaciente e iracunda

El narcisismo patológico se caracteriza por estados de ánimo fluctuantes, donde la persona puede sentirse imparable por un momento y, al siguiente, experimentar un sentido debilitante y exagerado de derrota o desesperanza.

Esto denota la fragilidad del ego de la persona, donde cualquier amenaza o crítica, real o percibida, hacia su grandiosidad puede generar un estado de distrés emocional, culminando en los estados de ira narcisista.

La hostilidad y control, ya sea verbal o física, también puede hacerse presente como método de control y dominancia sobre otros, empleando cualquier método posible.

Causas del trastorno narcisista

Se han propuesto diversas hipótesis y teorías para explicar la génesis del estado narcisista patológico, y sus diferentes variantes.

A continuación, te explicamos algunas de las más resaltantes.

Neurobiología

La corteza prefrontal de una persona es el área del cerebro encargada de regular las emociones, el juicio y comportamiento en situaciones sociales. Procesa los estímulos sensoriales, creando una respuesta emocional y empática de acuerdo a la situación.

Sin embargo, en pacientes que padecen de un desorden de personalidad narcisista, se observa una atrofia significativa de la capa externa de la corteza prefrontal, sugiriendo un posible enlace entre el narcisismo patológico y alteraciones estructurales.

Crianza

Los modelos biosociales sostienen que, durante el periodo crítico de desarrollo del niño, la empatía y reciprocidad emocional por parte de las figuras paternas es importante para el desarrollo de una autoestima funcional y estable.

Además, los padres modulan y neutralizan en el niño estados tempranos de grandiosidad y distrés narcisista. Esto genera patrones de respuesta neurobiológicos, capaces de regular el afecto que siente el niño hacia otros y hacia sí mismo.

Sin embargo, una crianza fría, distante y poco empática, caracterizada por una pasivo agresividad del cuidador hacia el niño, podría generar problemas para desarrollar un autoconcepto saludables de ellos mismos.

Genética

Estudios han comprobado que los estados emocionales erráticos, dramáticos, coléricos y las neurosis, deben parcialmente su origen a patrones de heredabilidad. Entre estos, podemos encontrar al narcisismo, los trastornos obsesivo compulsivos y mucho más.

Esto apuntaría que la génesis del narcisismo puede verse desencadenado por una serie de factores predisponentes, que se ven exacerbados por eventos traumáticos durante la niñez o un déficit en el desarrollo psicosocial y emocional del infante.

Problemas asociados a la persona narcisista

Como ya hemos mencionado, el narcisismo es un amplio espectro, donde la persona puede demostrar rasgos ligeros, así como desarrollar patologías graves y comorbilidades.

Depresión

La depresión puede ser un síntoma presente en los casos de narcisismo graves, donde existen fluctuaciones severas del estado de ánimo.

Esto se debe a que el narcisista no posee un autoconcepto sólido de él mismo, sino sujeto a cambios bruscos, especialmente si la realidad no se ajusta a su idea de grandiosidad y superioridad.

El narcisista vulnerable se presenta a sí mismo frágil, hipersensible a los comentarios de otros, y poco sociables. Sin embargo, debajo de su sentido de inferioridad, comparte una similitud con el narcisista extrovertido: ambos son ensimismados.

Esta fragilidad predispone a las personas narcisistas a estados graves de depresión, estrés y ansiedad.

Adicciones

Las adicciones, como al alcohol o el tabaco, representan un tipo de comportamiento autodestructivo de personas narcisistas para lidiar con el distrés emocional a la crítica o sentido de la derrota.

Por otro lado, también puede originar como un método de escape a la sensación de vacío y aburrimiento que ciertos narcisistas pueden experimentar.

El abuso de sustancias se encuentra más relacionado con el subgrupo de narcisistas extrovertidos.

Problemas de pareja

Dependiendo de la severidad del trastorno, mantener relaciones interpersonales a largo plazo resulta desafiante para el narcisista.

Aquellos lo suficientemente carismáticos pueden construir relaciones superficiales, por la confianza y autoestima que irradian. Sin embargo, sólo son temporales. Para mantener una relación, se requiere de empatía, comunicación y honestidad.

El narcisista, al ser incapaz de admitir un error, exterioriza cualquier circunstancia indeseable sobre la otra persona, manipulando la situación entera. También puede actuar de manera manipulativa y abusiva, atacando los sentimientos del otro.

Suicidio

El distrés, depresión y la ansiedad, son todos factores de riesgo que promueven comportamientos suicidas o autodestructivos. Los trastornos que conducen al suicidio son más comunes en el narcisista vulnerable.

Tratamiento para la persona narcisista

Debido a la naturaleza del narcisismo, ciertas personas son capaces de efectivamente enmascarar sus pensamientos y sentidos de grandiosidad, haciendo difícil el diagnóstico.

Además, la efectividad de la psicoterapia y los tratamientos farmacológicos requieren mayor estudio. No obstante, te mencionaremos algunas de las terapias más frecuentemente usadas.

Terapia

El mayor obstáculo con que la terapia convencional se topa es la incapacidad del paciente en aceptar cualquier trastorno psiquiátrico de su parte.

La defensividad y grandiosidad del paciente impide la aceptación de cualquier vulnerabilidad que deba ser tratada. Por eso, la terapia a largo plazo ha demostrado, en ciertos casos, ser efectiva hasta cierto punto.

La utilización de estrategias empíricas, tales como la terapia basada en la mentalización y la enfocada en esquemas, dirigidas a pacientes con trastornos limítrofes de personalidad, podrían ser adaptadas para encajar en el paciente narcisista.

Monitoreo

La monitorización del paciente narcisista es de suma importancia, particularmente si ha demostrado tendencias autodestructivas. Esto se hace con la finalidad de evitar que el paciente se lesione a sí mismo u otros.

Para el clínico, es importante monitorear las reacciones y pensamientos que el paciente tenga sobre la terapia. Los pacientes narcisistas tienden a ser conflictivos, arrogantes e incluso denigrantes hacia la persona que busca tratarlos.

Monitorear estas reacciones y cómo evolucionan a lo largo de la terapia es de vital importancia. De lo contrario, no se observarán resultados eficaces.

Apoyo familiar

Aunque difícil para los familiares, el apoyo es indispensable. Tras años de manipulaciones y abusos emocionales, la confianza de los familiares hacia el paciente puede verse desintegrada.

Sin embargo, es importante para la familia reconocer la patología severa que pueda estar afectando la perspectiva de la persona.

El apoyo emocional y psicológico puede actuar como andamiaje que impulse, incluso ligeramente, la efectividad del tratamiento.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud

Enmanuel Da Silva

Enmanuel Da Silva

Estudiante de 3er año de Medicina. Escritor desde hace 2 años. Interesado en neuroanatomía, neurología, neuropsicología, psicología y psicología del aprendizaje.