Dilarmine: ¿Qué es y para qué sirve?

dilarmine

Tabla de contenido

¿Qué es el dilarmine?

Dilarmine® es la marca registrada de un medicamento sintético combinado, que utiliza como principios activos la parametasona (1) y la clorfenamina (2), dos compuestos químicos pertenecientes a la línea de medicamentos corticosteroides y antihistamínicos respectivamente, con efecto sobre ciertas afecciones de sistema inmunológico del organismo.

Para destacar: Este producto farmacéutico es elaborado por la empresa de nombre ITALMEX, S.A. (3)

¿Para qué sirve el dilarmine?

  • Gracias al mecanismo de acción conjunta de sus principios activos, el dilarmine® permite resolver las afecciones alérgicas de pacientes que cursan con procesos inflamatorios y picor, especialmente las que cursan con prurito,  dando alivio sobre los molestos síntomas causados.
  • Se utiliza para tratar: 
    • La dermatitis atópica, dermatitis por contacto y dermatitis eccematoide.
    • El edema angioneurótico.
    • La dermatitis seborreica grave y neurodermatitis.
    • El eritema multiforme, urticaria, picadura de insectos, fiebre del heno.
    • Las rinitis estacionales, alergias perennes, rinitis vasomotora, el asma bronquial.
    • La conjuntivitis e iridociclitis, así como  algunas reacciones medicamentosas.

Dosis y vías de administración del dilarmine

Las presentaciones del dilarmine® son en tabletas que contienen acetato de parametasona 1 mg y maleato de clorfenamina 2 mg, también se presenta  en frasco de 100 ml con suspensión que contiene acetato de parametasona 20 mg y maleato de clorfenamina 40 mg. La administración es por vía oral en ambos casos y la dosificación a manera referencial puede ser la siguiente: 

  • Tabletas: Adultos una dosis de una tableta diaria. Niños de 6 a 14 años de edad, una tableta cada 12 horas.
  • Suspensión: Adultos una cucharadita tres veces al día como dosis promedio. En niños de 6 a 14 años, media cucharadita de tres a cuatro veces al día. 

Efectos secundarios del dilarmine

El tratamiento terapéutico con dilarmine® puede causar en cierta población de pacientes, algunos de los siguientes efectos adversos: 

  • Posibles reacciones alérgicas por el contacto con cualquiera de los componentes del medicamento.
  • Retención de sodio, hipertensión arterial y pérdida de potasio.
  • Debilidad muscular y osteoporosis.
  • Petequias, equimosis y eritema facial.
  • Aumento de la presión intracraneal, riesgo de desarrollo del Síndrome de Cushing.
  • Supresión del crecimiento en niños e irregularidades menstruales.
  • Catarata subcapsular y glaucoma.
  • Nerviosismo, euforia, hirsutismo, insomnio, somnolencia e irritabilidad.
  • Pancitopenia, anemia hemolítica y trombocitopenia.
  • Confusión, alucinaciones, temblor.
  • Molestias epigástricas, retención urinaria, pancreatitis y distensión abdominal.
  • Sequedad de la boca, nariz y garganta.

Importante: Si durante el tratamiento con este fármaco el paciente manifiesta algún efecto secundario u otro no listado, por favor suspenda su uso y notifique a su médico.

Contraindicaciones y advertencias del dilarmine

El uso de dilarmine® está contraindicado en cualquiera de las siguientes condiciones: 

  • Hipersensibilidad del paciente a cualquiera de los componentes de la fórmula.
  • Pacientes con infecciones sistémicas micóticas.
  • Personas que padecen de hepatitis viral no complicada e insuficiencia hepática fulminante.
  • Durante el periodo de embarazo.
  • Durante la lactancia materna.

Debes saber: Antes de iniciar tratamiento con dilarmine®, el paciente debe suministrar a su médico toda la información relacionada a su historial de salud.

Evítelo si tiene:

  • Antecedentes de hipersensibilidad a medicamentos corticosteroides o antihistamínicos.
  • Tratamiento con inhibidores de la MAO.
  • Miastenia grave, hipertrofia prostática y glaucoma.
  • Queratitis por herpes simple y vacunaciones con productos vivos.

Advertencias:

  • Productos farmacéuticos como el dilarmine®, deben ser administrados con prescripción o receta médica.
  • Hay que tener en cuenta que los medicamentos corticosteroides no deben ser administrados en pacientes con úlcera péptica, osteoporosis, psicosis, psiconeurosis grave o infecciones agudas.
  • Se debe tener especial precaución con pacientes que padecen de  insuficiencia cardíaca congestiva, diabetes mellitus, enfermedades infecciosas, insuficiencia renal crónica, uremia y en población de ancianos.
  • No administrar en niños menores de 6 años de edad, sin consentimiento del médico.
  • Siga las indicaciones del médico durante el uso de este fármaco.
  • No exceda la dosis recomendada sin la aprobación médica.
  • Mantenga este producto fuera del alcance de los niños.
Jesús Torrealba

Jesús Torrealba

Profesional Universitario en el área de Recursos Humanos, Postgrado en Salud Ocupacional e Higiene del Ambiente Laboral, 14 años de experiencia en el área de la salud. Interesado en temas de Psicología, Salud Ocupacional, Medicina general.