Clorpromazina: ¿Qué es y para qué sirve?

clorpromazina

Tabla de contenido

¿Qué es la clorpromazina?

La clorpromazina es un compuesto químico prototípico de fenotiazina clasificado como principio activo y utilizado como fármaco con efecto sobre enfermedades en el sistema nervioso central (SNC), el cual pertenece a un grupo de medicamentos de los más estudiados llamados antipsicóticos convencionales y neurolépticos de primera generación. (1)

¿Para qué sirve la clorpromazina?

  • La clorpromazina posee un mecanismo de acción que actúa  como antagonista de los receptores de dopamina D2 y similares (D3 y D5) mostrando una afinidad hacia los receptores D1, induciendo una reducción de la transmisión neuroléptica en el cerebro anterior, conduciendo a que las neuronas dopaminérgicas liberen más neurotransmisores, lo que se traduce en un aumento de la actividad dopaminérgica neural reduciendo en consecuencia la actividad neuronal. También bloquea los receptores serotoninérgicos 5-5HT1 y 5-HT2 lo que induce un efecto ansiolítico, tranquilizante, antidepresivo y una atenuación de los efectos extrapiramidales. La actividad farmacológica de la clorpromazina, permite el control de la enfermedad mental en pacientes que padecen de desequilibrios de conducta, mejorando su calidad de vida. (2)
  • Se utiliza para tratar:
    • Las psicosis agudas, psicosis crónicas, estados hipomaníacos o maníacos.
    • Los síndromes confusionales y la esquizofrenia.
    • Las manifestaciones agresivas en niños y adultos.
    • Los estados de excitación en pacientes seniles y débiles mentales.
    • Los vómitos como medicamento antiemético.

Dosis y vías de administración de la clorpromazina

La comercialización de la clorpromazina varía de acuerdo al laboratorio fabricante, pero generalmente se comercializa en forma de comprimidos o tabletas y en solución inyectable, que contiene el principio activo más excipientes para ser administrado por vía oral o intravenosa, siendo su posología como se describe a continuación solo a manera referencial:

  • Tabletas o comprimidos: La dosis debe individualizarse de acuerdo a las características del paciente y la patología a tratar, pero generalmente se encuentra entre los 25 mg y 500 mg por día y luego ajustar a una dosis de mantenimiento.
  • Solución inyectable: Se sugiere colocar inicialmente una dosis de 25 mg y luego seguir las instrucciones del médico tratante, dependiendo de la respuesta del paciente a la dosis inicial. 

¿Qué productos contienen clorpromazina?

Algunos de los medicamentos que contienen clorpromazina son:

  • Largactil®
  • Ampliactil®
  • Torazina®
  • Thorazine®

Largactil®

  • Largactil® es la marca patentada de un fármaco sintético neuroléptico, el cual emplea la clorpromazina como principio activo.
  • Se indica para tratar estados de agitación, agresividad y angustia en enfermos mentales.

Ampliactil®

  • Ampliactil® es el nombre que comercializa un medicamento antipsicótico, el cual contiene como componente principal la clorpromazina.
  • Se utiliza en el tratamiento de estados de agitación psicomotriz, psicosis agudas y crisis maníacas.

Torazina®

  • Torazina® representa la marca de un medicamento de la familia de las fenotiazinas, el cual emplea como principio activo la clorpromazina.
  • Se recomienda para el tratamiento de trastornos psicóticos.

Thorazine®

  • Thorazine® es el nombre que recibe un medicamento sintético sedante y antipsicótico, el cual emplea la clorpromazina como componente principal.
  • Se utiliza para tratar estados de esquizofrenia y para controlar las náuseas y los vómitos.

Efectos secundarios de la clorpromazina

Datos recabados de estudios clínicos indican que que el tratamiento con la clorpromazina, puede causar algunas de las siguientes reacciones adversas:

  • Posible aparición de reacciones alérgicas.
  • Hipotensión arterial, depresión miocárdica, síncope y discinesia
  • Eritema, urticaria, fotosensibilidad y discrasias sanguíneas.
  • Convulsiones y tortícolis.
  • Hipotensión ortostática, sedación y/o somnolencia y sequedad de boca.
  • Retención urinaria y estreñimiento.
  • Síndrome neuroléptico maligno sin frecuencia establecida.
  • Riesgo de reacciones extrapiramidales en pacientes con insuficiencia renal, hepática o con enfermedades cardíacas.

Importante: La mayoría de estos síntomas suelen desaparecer con la culminación del tratamiento con clorpromazina, sin embargo si no sucediera informe de inmediato a su médico.

Contraindicaciones y advertencias de la clorpromazina

El uso de la clorpromazina está contraindicado en las situaciones que se mencionan a continuación:

  • Hipersensibilidad del paciente al principio activo o a las fenotiazinas.
  • Pacientes con insuficiencia cardíaca.
  • Personas con depresión de la médula ósea, comas y barbitúricos.
  • En el caso de glaucoma, prostatitis y consumo de bebidas alcohólicas.
  • Pacientes con discrasias sanguíneas, insuficiencia hepática y renal.
  • Personas con arteriosclerosis cerebral, hipotensión o hipertensión arterial.
  • En los casos de epilepsia no tratada y parkinsonismo.
  • Durante el periodo de embarazo.
  • Durante la lactancia materna.

Debes saber: El médico antes de indicar la clorpromazina como terapia farmacológica, debe disponer de toda la información sobre el historial de salud del paciente.

Evítela si tiene:

  • Hipersensibilidad del paciente a los componentes del medicamento.

Advertencias:

  • Medicamentos que utilizan  clorpromazina, deben administrarse bajo supervisión de profesionales de la salud.
  • Siga las indicaciones del médico tratante.
  • No exceda la dosis recomendada, ni el tiempo de duración del tratamiento.
  • Debe informar a su médico sobre otros fármacos que esté utilizando con receta médica o sin ella.
  • El empleo de clorpromazina puede causar disminución de la capacidad para conducir o manejar maquinaria de precisión.
  • No consuma la clorpromazina si se encuentra fuera de la fecha de validez para su empleo o su envase está en mal estado.
  • Mantenga este producto fuera del alcance de los niños.
  • En caso de duda consulte a su médico.
Jesús Torrealba

Jesús Torrealba

Profesional Universitario en el área de Recursos Humanos, Postgrado en Salud Ocupacional e Higiene del Ambiente Laboral, 14 años de experiencia en el área de la salud. Interesado en temas de Psicología, Salud Ocupacional, Medicina general.